Marcel Broodthaers: arte conceptual y crítica institucional

Erika Zamora

Marcel Broodthaers

Durante sus primeros 40 años de vida, Marcel Broodthaers (Bélgica, 1924-1976) se dedicó a la poesía, y después, tras haber convertido las copias que no logró vender de su libro “Pense-Bête” (1963) en escultura de yeso, comenzó un nuevo camino como artista visual, trabajando con distintos materiales y soportes -poesía, escultura, pintura, libros de artista, instalación, gráfica y cine- para materializar el lenguaje. Uno de sus proyectos más relevantes ha hecho de Broodthaers un personaje esencial para el desarrollo del arte conceptual y la crítica institucional: el “Museo de Arte moderno, Departamento de Águilas”, fue un “museo móvil”, sin colección ni ubicación fija y dividido en distintas secciones de objetos e imágenes apropiadas y exhibidas, con el fin de incitar a reflexionar sobre el rol de la institución en el mundo del arte.

Marcel Broodthaers

Otro gran aporte que se le atribuye a este artista es el arte instalación. Gracias a la herencia del arte minimalista y surrealista, Broodthaers comenzó a cuestionar los límites del arte, de la experiencia del público y del museo establecido como institución. La relatividad, el uso de referencias, citas y alusiones se convirtieron en elementos importantes para dar luz al carácter crítico y reflexivo del arte. La ironía, el juego y la poesía han sido, entonces, medios comunicativos de su obra. Muchos admiten gran desesperación e inutilidad al hermetismo del arte conceptual. Sin embargo, Marcel, así como los demás pioneros de este movimiento, insistieron en que el hermetismo es una invitación y una provocación a que el espectador se mantenga como agente participativo; la toma de consciencia a partir del arte puede repercutir enormemente en el pensamiento colectivo. Por eso el arte conceptual es un “movimiento” y no una vanguardia o una corriente artística.

 

Marcel Broodthaers

La crítica institucional que Broodthaers concluyó, fue el resultado de tres etapas de producción: primero, con “Pense-Bête”, “Le Corbeau et le Renard” (1967), “Exposition littéraire autour de Mallarmé” (1969) y “Moroir (La signture de l’artiste)” (1976), el lenguaje fue el personaje principal de estos proyectos. Después se enfocó en el objeto en tanto que mercancía, cuestionando la cosificación y el sentido aurático de la obra original, como con “Jaula con huevos” (1965-1966) y “Tabac belge” (1975). Finalmente, su producción se fortaleció con “Musée d’Art Moderne, Département des Aigles” (1968-1972), un proyecto que manifestó la problemática del artista dentro de un sistema capitalista.

 

Más información:
Marcel Broodthaers: A retrospective. Exposición en el MoMa.

Título
Autor
Selección de poemas de El libro de los oficios tristes
Miguel Maldonado
Análisis intertextual del cuento “Las Ruinas circulares” de Jorge Luis Borges
Luisa de la Rosa
Convictos del infierno
Luis Fernando Pérez Ruíz Padilla
Crímenes y pecados
Erika Zamora
Dada no significa nada
Erika Zamora
De lo moderno y lo posmoderno al Apocalipstick
Julio César Pazos
El Violín
Eduardo Sabugal
Espacio negativo
Erika Zamora
Falla de origen
Paloma Villalobos
La sobremesa
Eduardo Sabugal
Marcel Broodthaers: arte conceptual y crítica institucional
Erika Zamora
Museo Yves Saint Laurent
Erika Zamora
Orgía textual
Günter Petrak
Peña: la atemporalidad de Zarco y la presidencia Mexicana
Colectivo Garro
Tome la pistola y empiece a despachar
El Tendedero
ua-logo Created with Sketch.